¿Es posible alcanzar un Pacto Nacional por la Educación?

El filósofo y pedagogo José Antonio Marina entrega hoy al Ministerio de Educación su borrador para el libro blanco de la función docente. Marina prevé abrir un nuevo debate para que quien lo desee pueda comentar o criticar el texto. Todo parece indicar que la reforma educativa entrará así en el debate de la campaña electoral. ¿Despertaremos al Diplodocus entre todos?

Según han informado a la agencia EFE fuentes cercanas a Marina, el filósofo tiene previsto entregar este lunes al Ministerio de Educación el borrador que ha realizado para el libro blanco de la función docente, que el ministro Íñigo Méndez de Vigo le encargó el pasado mes de octubre.

El Ministerio de Educación ha asegurado al diario El Mundo que el texto será colgado en la web del Ministerio, con lo que la educación entrará así en el debate de la campaña electoral. De hecho, este mismo lunes la cuenta de Ciudadanos en Twitter destacaba que su presidente, Albert Rivera, había dicho en el programa “Espejo Público” que quiere “terminar la legislatura, aunque no gobierne, con un Pacto Nacional por la Educación”.

¿Los profesores buenos deben cobrar igual 

que los malos?

Según el filósofo autor del citado borrador, se trata de una propuesta inicial para ser debatida, completada, desechada o aceptada. En el índice del documento aparecen capítulos dedicados a “la necesidad de transformar” la escuela española, la revisión de las reformas que han tenido éxito para “aprender de ellas” o el papel del docente y de los directores “como centro” del cambio educativo. Otros asuntos tratados son el diseño de una carrera docente, cómo hacer atractiva la profesión para atraer a los mejores, las condiciones laborales y la selección de los docentes. Tras la entrega a Educación, su autor prevé abrir un nuevo debate para que todo el que lo desee pueda comentar o criticar el texto.

José Antonio Marina ha despertado recientemente una gran polémica al afirmar que “los profesores buenos no deben cobrar lo mismo que los malos y que “las clases en los colegios tendrían que estar siempre abiertas a los padres”. A su juicio, el sueldo de un docente debe relacionarse “con el efecto que causa en el progreso de sus alumnos, con la evaluación de su trabajo en el aula y con lo que consigue su centro. Según Marina, es esencial observar al profesor en el aula para que sepa cómo enseña y aprenda a mejorar, algo que se hace en todo el mundo, pero que aquí “parece un pecado”.

¿Conseguiremos despertar al Diplodocus?

En su libro “Despertad al Diplodocus”, Marina hace  una llamada a la acción, una invitación a sumarse a una conspiración para despertar a un sistema educativo que se encuentra dormido. La revolución que persigue busca promover una “Sociedad del Aprendizaje” a todos los niveles.

El también pedagogo sostiene que para emprender un cambio educativo es necesario creer que puede producirse, querer y saber hacerlo. Debemos iniciar un proceso con un objetivo en mente, el “objetivo cinco años”. La gestión del cambio educativo debe producirse a través de un pacto social sobre educación, que termine conduciendo a un pacto político, una “movilización educativa de toda la sociedad” que provoque el cambio que estamos buscando.

Los cinco “motores del cambio” que deben alimentar la conspiración educativa que propone Marina son la escuela, la familia, la ciudad, la empresa y el Estado. ¿Conseguiremos entre todos despertar al Diplodocus? Yo estoy convencida de que si cada uno ponemos nuestro granito de arena lo conseguiremos.

 

Anuncios

4 comentarios en “¿Es posible alcanzar un Pacto Nacional por la Educación?

  1. ¡Ojalá se alcance ese pacto! Es fundamental que la Educación pase a ser una prioridad para cualquier Gobierno y no un arma arrojadiza entre partidos, que politizan la Educacíón y reducen las reformas a polémicas estériles sobre los asuntos menos trascendentes (Religión si o no, Educación para la Ciudadanía si o no y cosas por el estilo).
    Marina y sus colaboradores son grandes profesionales, que saben de lo que hablan, espero que les escuchen y que, por fin, se plantee un gran debate sobre Educación. Nos jugamos el futuro.

    Me gusta

    1. Hola Marta. ¡Yo no lo habría dicho mejor! Creo que todos tenemos que presionar en esa dirección desde nuestros pequeños o grandes “púlpitos”, extendiendo esa idea entre otros padres y profesores… Porque los grandes cambios sociales parten siempre de la calle. Muchas gracias por comentar 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s