Mucha gramática y poca oratoria

Hemos puesto tanto énfasis en los libros de texto, el lenguaje escrito y el dichoso temario… que nos hemos olvidado de la importancia de la espontaneidad, el lenguaje oral y la expresión de los sentimientos. ¿Por qué el sistema educativo no da la misma importancia a la expresión oral que a la escrita?

Si un niño no es capaz de expresarse ante sus propios compañeros, el comentario más habitual es: ¡Ya aprenderá!

Aunque hablamos mucho más que escribimos, tanto profesionalmente como en nuestra vida privada, los niños no aprenden a expresarse correctamente en los colegios. Hoy en día, en la asignatura de lengua apenas se da importancia a la expresión oral. De hecho, es más importante la expresión oral en lengua extranjera que en la propia. Los padres nos llevamos las manos a la cabeza si nuestro hijo tiene faltas de ortografía; sin embargo, si un niño no es capaz de expresar sus ideas o sentimientos ante sus propios compañeros, el comentario más habitual es: ¡Ya aprenderá!

A mí se me daba muy bien hacer análisis sintácticos y morfológicos, ¿pero de qué me ha servido eso en la vida? De nada. Además, lo he olvidado casi por completo. En cambio, me habría venido mucho mejor que me hubieran enseñado a exponer mis trabajos en clase, en lugar de leerlos mientras el resto de mis compañeras se dormía.

Hoy, en la mayoría de los países con tradición anglosajona el teatro es asignatura obligatoria

En la Antigua Grecia y en Roma la oratoria era un aspecto básico de la vida. Hoy, en la mayoría de los países con tradición anglosajona el teatro es asignatura obligatoria; así, cuando van creciendo, los niños son capaces de exponer con solvencia sus ideas y trabajos. En España no ocurre así. De hecho, muchos adultos tienen grandes problemas para hablar en público. El motivo principal es que nunca lo han hecho, y como es normal, no han aprendido.

Hablar bien y convencer es importante desde que damos nuestros primeros pasos en el mundo laboral y empezamos a hacer entrevistas de trabajo. Además, la mayor parte de los profesionales necesitan hablar en público. No sólo un político, profesor o periodista… Cualquier comercial o dependiente de tienda necesita convencer a sus clientes. Es útil incluso para hacer equipo con tus propios compañeros de trabajo. ¿Y qué me decís de nuestra vida privada? ¡Qué difícil es expresar nuestros sentimientos de forma eficaz y sin herir al de enfrente! ¡A veces ni siquiera sabemos lo que sentimos, cómo para expresarlo!

¿Y si es tan importante, por qué no nos enseñan en el colegio?

Creo que en todas las clases debería haber un tiempo para que el profesor pregunte a los alumnos qué les ha parecido y cómo se han sentido. En mi opinión, esto ayudaría a los niños a mejorar su expresión oral y a los profesores a conocer a sus alumnos, que en definitiva es a quienes se deben. ¡Todos saldrían ganando!

No soy profesora, sólo soy madre, pero creo que los libros de texto se han convertido en un rígido corsé que asfixia al profesor, a los niños y a los padres. No hay tiempo para nada que no esté el temario. Tanto encorsetamiento no es bueno, porque seguir el libro de texto hasta el final no garantiza ningún éxito en sí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s