Neurociencia y educación

Si queremos que los niños aprendan, tenemos que prestar atención a sus emociones. No lo digo yo, lo dicen las últimas investigaciones científicas, que están demostrando, de forma cada vez más clara, las conexiones que existen entre las emociones y la educación. El colegio público Rayuela, en Villanueva del Pardillo (Madrid), es pionero a nivel mundial en esta materia con su proyecto “Educando con el apoyo de la Neurociencia”.

Ya hay evidencias científicas claras que sugieren que el aprendizaje, la atención y la memoria están profundamente influidos por el proceso de la emoción. Es decir, que aprendemos mejor cuando nos emocionamos, no cuando nos obligan a memorizar bajo la amenaza de un castigo. Algo que, por otra parte, ya sabían en Grecia hace 2.000 años, cuando Plutarco dijo que “el cerebro no es un vaso que hay que llenar, sino una lámpara por encender”.

La Neurociencia es un conjunto de disciplinas científicas que estudian el sistema nervioso y es uno de los campos de investigación más vibrantes de la ciencia  en la actualidad. Sus investigaciones están afectando, y mucho, a la educación. Numerosos estudios pedagógicos insisten en la necesidad de que los profesores creen entornos de aprendizajes seguros y tranquilos, eliminando la amenaza y el miedo como herramienta de trabajo, y presten más atención a las emociones de los niños.

En este contexto se encuentra la iniciativa de formación de la que se están beneficiando este curso más de 400 alumnos de Infantil y Primaria del colegio público Rayuela, en Villanueva del Pardillo (Madrid). El proyecto, subvencionado por la Comunidad de Madrid, promueve una serie de ejercicios al comienzo de cada clase, con el fin de activar y oxigenar el cerebro, mejorar su atención, aumentar su capacidad de aprendizaje, desarrollar sus habilidades cognitivas y facilitar la concentración.

Además, el claustro de profesores del centro está asistiendo, de manera continuada, a seminarios de formación para conocer la neurociencia y mejorar así  la calidad de la enseñanza de sus escolares. En el proyecto también trabajan doctores en esta materia, ingenieros de telecomunicaciones, psicólogos e inspectores de educación para asesorar y aportar los fundamentos teóricos y prácticos necesarios a los profesores para facilitarles su labor.

Las familias de los menores colaboran en este nuevo programa, que comenzó en el mes de marzo, enseñando a sus hijos sencillas pautas orientadas al bienestar físico y mental. Se trata de una serie de rutinas relacionadas con los hábitos de sueño, la alimentación, la hidratación y el deporte, así como ejercicios de equilibrio, respiración, atención y estimulación táctil, a los que padres e hijos deben dedicar unos minutos los fines de semana. Así mismo, se deben comprometer a trabajan en casa para proporcionar a los niños un entorno familiar adecuado, donde se dedique momentos de atención y escucha personalizada a los hijos. En el próximo post hablaré detenidamente de los ejercicios que incluye el programa, por si queréis practicarlos vosotros.

Este proyecto, con un programa de actuaciones tan ambicioso, hace del colegio Rayuela un centro pionero a nivel mundial, lo que está propiciando una serie de colaboraciones con varias universidades tanto a nivel nacional como internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s