Juntos podemos mejorar la educación

Creo que vivimos en uno de los mejores sitios del Planeta, pero no dejo de pensar que estamos malgastando el dinero invertido en educación y desaprovechando el talento de los niños.

El psicólogo suizo Jean Piaget (1896-1980) afirmaba que “el objetivo de la educación es criar personas capaces de hacer cosas nuevas, no solamente repetir lo que otras generaciones hicieron”. Pero lo cierto es que durante mucho tiempo el principal objetivo de la educación ha sido memorizar respuestas. Cuantas más, mejor.  De hecho, medimos el conocimiento con exámenes estandarizados en los que solo importa el resultado final, con calificaciones de lo más  peculiares, como 4,2 o 6,4… ¿De verdad creemos que estamos preparándoles para la vida real? ¿O para ganar un concurso?

A la escuela del siglo XXI ya no podemos seguir pidiéndole lo mismo que le pedíamos en el siglo XIX. Hoy la sociedad necesita, cada vez más, personas innovadoras y creativas; capaces de dar respuestas distintas a las preguntas de siempre, de dar soluciones eficaces a los problemas que están por venir.

Vivimos en un mundo de cambios continuos y vertiginosos y la transformación de la escuela ya no es una opción, es una necesidad. Una escuela anclada en los paradigmas educativos del  siglo XIX sólo genera gastos y sufrimientos.

Necesitamos una escuela innovadora en la que los niños aprendan haciéndose preguntas. ¡Cómo ocurre en la vida real!

Una escuela en la que se tengan en cuenta las emociones, porque somos personas y eso es lo que nos diferencia de las máquinas.

Una escuela en la que los niños aprendan a solucionar problemas, no a memorizar respuestas estandarizadas.

Una escuela en la que los profesores guíen a sus alumnos para que saquen sus propias conclusiones, con libertad.

Tengo un hijo con un potencial increíble. Creativo y con unas ganas tremendas de aprender. Es una metralleta de preguntas. Pues hay muchos como él que fracasan en el colegio. Abandonan. ¡Y no pasa nada! Uno de cada cuatro niños españoles no termina el colegio. La peor tasa de toda la UE. ¡Y no pasa nada! Pero el fracaso no es sólo de ellos, ni de sus padres, ni del sistema educativo. Es un fracaso de todos.

¿Qué hemos hecho para que los niños entren en el colegio queriendo ser astronautas y salgan queriendo ser funcionarios?

¿Por qué no se aplican los últimos descubrimientos en materia educativa en los colegios? ¿Algún médico se opondría a curar a un paciente utilizando una técnica innovadora demostrada?

Creo que Andy Warhol tenía razón: “no es el tiempo el que cambia las cosas, sino nosotros con nuestras acciones. Los cambios se construyen entre todos, granito a granito, mirando al futuro.

Hay un proverbio que dice que “no podemos iluminar el mundo entero, pero podemos iluminar la parte del mundo en la que nos ha tocado vivir”. Solo depende de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s