¿Dónde está la motivación infantil?

El día 8 de enero, después de Reyes, los niños vuelven a sus 8 horas de colegio (¡qué se dice pronto!) Sus extraescolares, sus deberes, sus exámenes (desde los 6 añitos)… ¿de verdad merece la pena tantas horas en el cole y tantos exámenes para niños tan pequeños, no estamos acabando con sus ganas de aprender? ¿Tendrá esto que ver con el abandono escolar?

Mejorar el sistema educativo
Antiguo colegio

En España, la Navidad es muuuuuy laaaaaarga. Empieza en el 22 de diciembre, con el sorteo de la Lotería Nacional, y termina unos días después de Reyes, porque los niños no empiezan el cole hasta entonces.

Los pequeños cogen las Navidades con muchas ganas. Las vacaciones les vienen muy bien para descansar, pero la vuelta a la rutina, los lápices y la mochila supone una sobredosis de realidad difícil de digerir después de más de 20 días de luces, ilusión, regalos, juegos, brindis…. ¡tantas emociones y tan intensas!

Los niños españoles vuelven así, de un día para otro, a sus 8 horas de rutina escolar (con sus deberes, sus exámenes…). En Finlandia, los primeros años de Primaria tienen sólo 4 horas de clase diarias. No tienen casi deberes ni tampoco exámenes estandarizados. Y, casualmente, es el país que mejores resultados obtiene en el Informe Pisa sobre educación desde hace años. ¿Tendrá algo que ver?

En España, donde el abandono escolar prematuro ronda el 24% de los niños escolarizados (el peor dato de Europa), los pequeños cada vez tienen más horas de clase y más exámenes (con 8 años, muchos niños tienen dos exámenes trimestrales por asignatura). Y muchas veces son los mismos padres los que lo piden. Yo no recuerdo hacer exámenes tan pequeña, ni tampoco tener deberes, ni extraescolares. ¿En qué estamos pensando? En motivar a los niños parece que no.

El caso es que queremos mejorar los resultados académicos, pero seguimos haciendo lo mismo. ¿Cómo queremos mejorar si lo único que cambiamos es el nombre de alguna asignatura?

Creo que cuando se pone sobre la mesa la necesidad de reformar el sistema educativo en España, el debate sobre la necesidad o no de las clases de religión y las horas de lengua castellana (no digo que no sea interesante y necesario) termina siendo una cortina de humo que nos impide ver más allá de nuestras narices.

La reducción de las horas de clase en la etapa infantil y primaria es una de tantas cosas que posiblemente podríamos imitar del sistema educativo de Finlandia, pero lo cierto es que no encaja mucho con los horarios laborales de los españoles. Parece claro que los padres necesitamos contratos a tiempo parcial, tele trabajo y ayudas para la maternidad y paternidad. Sería estupendo que el Estado y las empresas valorasen el tiempo que los padres invertimos en la educación de nuestros hijos, que tiene tanto valor o más que el de los profesores, porque estamos hablando del futuro de todos. Ellos, los niños, serán los encargados de darnos de comer dentro de unos años, de eso no hay duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s