Educar en el asombro

¿Sabes qué mueve a los niños a aprender, qué les motiva? ¡Me muero de pena cuando veo a los niños con los ojos como platos y la boca abierta en una exposición y esos mismos niños me dicen que no les gusta ir al colegio!

El Ministerio de Educación de Finlandia, donde los niños no empiezan a aprender a leer hasta los 6 años, describe así la educación infantil:

“El niño es capaz de disfrutar de la compañía de los demás, a través de su experiencia de la alegría y de la libertad de acción en un entorno seguro y sin prisas (…). El niño es protagonista activo de su aprendizaje, el cual está motivado por su curiosidad, la voluntad de explorar y la alegría de su autorrealización. (…) Mientras los educadores interactúan, intercambian con los niños y observan sus actividades, consiguen adentrarse en el mundo y en la forma de pensar del niño. Y todavía más importante, los niños sienten que sus exploraciones, sus preguntas, pensamientos y actividades tienen sentido.”

No puedo estar más de acuerdo. La motivación la tenemos que buscar en el niño, en su propio asombro, como dice Catherine L’Ecuyer en su libro “Educar en el asombro”

Yo creo que el trabajo más complicado que tenemos por delante padres y profesores es incentivar esa curiosidad, esa creatividad, hasta encontrar donde está la pasión, “El Elemento”, que llama Ken Robinson. ¿Y cómo? Dejándonos guiar por ellos, siendo flexibles, dejándoles su tiempo para pensar, para responder, para buscar lo que les interesa, sin atosigarles ni presionarles, porque cada uno tenemos nuestro ritmo. Y sobre todo, lo más importante, valorando sus ocurrencias y respondiendo a sus preguntas.

Esto es difícil porque vivimos en un mundo tremendamente competitivo e hiperexigente, y nuestro sistema educativo se empeña en diseñar un niño a la carta mediante estímulos externos. Tenemos un sistema educativo que, en un mundo dominado por Internet, limita el aprendizaje a un único libro de texto, idéntico para todos y que todos leen al mismo ritmo. ¿Por qué tanta presión en modelar a todos por igual? ¿Por qué tanta insistencia en hacer más y más exámenes estandarizados a niños de 6 años? ¡Por favor, relajémonos! ¿Dónde vamos con tanta prisa? ¿Alguno de vosotros recordáis lo que estudiasteis con 6 años? Yo, desde luego, no recuerdo ni el nombre de mi profesora. En cambio, lo que me asombró, lo recordaré siempre.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/437/79371453/files/2015/01/img_2102.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s